martes, 23 de junio de 2015

Spotify Brand, los problemas icónicos de la web

Recientemente la conocida marca de música online "Spotify" ha renovado su marca con cierta polémica. Pero para analizarla correctamente, primero debemos acudir al origen, cuando la compañía fue lanzada en 2008, y antes de la renovación de imagen de 2012.
La compañía utilizó en origen la "O" de su texto como un elemento interactivo, rompiendo de una forma original la línea de texto y convirtiendo el elemento en un objeto que recuerda al "movil". Una idea astuta a la que se añadió unas líneas en representación. La imagen seguía la línea de moda de la época de ofrecer logos al estilo "disney", excesivamente juguetonas. Como vemos el rediseño de 2012 rompió completamente con esta imagen, tratando de ser más serios, pero perdiendo esa originalidad inicial de la "O" y creando un símbolo no demasiado acertado, primero porque la "O", si es que esa ha sido la idea, se pierde, y segundo, porque se parece demasiado al origen de estas líneas.
¿Cual es el origen de estas líneas? Pues se remonta, al menos, a 2005 cuando Microsoft decidió adoptar el icono de RSS creado por Stephen Horlander para Mozilla, creador de este y otros iconos para Firefox.
A partir de este momento, el logotipo naranja se popularizó muchísimo, porque además el método de lectura RSS se utilizaba mucho. Está claro que el primer diseño se basó en estos iconos web, o al menos, estaban la mente de forma consciente o subconsciente. Como vemos, el rediseño de 2012 todavía lo acerca más. Creando un Pseudo-icono de RSS como imagen de marca, un problema al que se están enfrentando las empresas web, el exceso de iconos en sus comunicaciones y logotipos.

Para rematar la faena, la empresa Collins remata el asunto cambiando algo que se había mantenido como una constante en el branding, los colores verde y negro, haciendo una gama poco acertada de colores, ya que parecen más pensados para la impresión que para su visualización en pantalla.
Parece que Collins ha echo un gran diseño editorial como podéis ver en Brandemina, con unas imágenes y conceptos muy bonitos, pero que no funciona como una imagen de marca. Por otro lado, hay que remarcar, que las marcas pueden variar su color sin necesidad de ser parte de su brand inicial.
Bajo mi punto de vista un desacierto tras otro en una marca conocida que se verá abocada a un cambio total de imagen en muy poco tiempo.

Destacar que el diseño editorial está muy bien, pero no forma parte de la marca, sino que debería de ser solamente parte de las comunicaciones de la marca. Donde poder usar una infinidad de colores.






Publicar un comentario