viernes, 10 de junio de 2016

Steve McCurry, una polémica realista?

Steve McCurry es el fotógrafo que hizo la famosa niña afgana en 1985 y que fue portada del National Geographic. Desde entonces se convirtió en una leyenda de la fotografía. Ha sido recientemente cuando cuando en un artículo del New York Times Teju Cole acusó al fotógrafo de hacer fotos demasiado perfectas, y unos días después otro fotógrafo italiano anuncio lo que eran claras manchas del borrado y manipulación de fotografías con Photoshop.

Monzón de Steve McCurry

Finalmente salieron a la luz múltiples instantáneas retocadas, como ejemplo el diario "el mundo" nos remite a su obra Monzón en este largo artículo.

En el mismo se habla de la polémica y se concluye con la frase de Javier Bauluz, premio Puli5zer 1995
Si eres (foto)periorista no puedes mentir, ni engañar, ni manipular, ni poner o quitar cosas en las fotos. Es simple, no somos coreógrafos ni artistas, se supone que contamos la realidad(...)
Lo que sí es cierto es que el reciente caso de Narciso Contreras , que todos recordamos, como se le retiraba el Pulitzer y se le expulsaba de Associated Press por haber quitado una cámara de video en la imagen de soldado afgano.
Soldado Afgano de Narciso Contreras

La reflexión me ha llevado a pensar, son realmente periodistas los fotógrafos? y si lo son, que clase de periodismo existe? De sobra conocidas son algunas manipulaciones periodísticas, pero, sin llegar a ese extremo, es muy evidente el uso interesado de la omisión y exageración en la prensa. Las portadas de periódicos claramente representantes de una ideología y muchas veces de un partido político determinado, son la clara muestra de que el periodismo neutro es un falso mito que la prensa pretende. El propio echo de contar algo, implica, que la visión del sujeto que la cuenta queda implícita en ella, bien seas un escritor de artículos o un fotógrafo. 


Este sencillo ejemplo de una huelga general, puede servir para ilustrar como burdamente el periodismo "manipula" o "orienta" la opinión del lector, no sólo a través de del texto, sino también la fotografía. No quiero insinuar que miente ninguno de ellos, sino que el juego de omisión-exageración se utiliza en favor de una idea pre-concebida de qué debe ocurrir, a pesar de los datos, y por supuesto, muy lejos de la objetividad que pretender vender. 
Si esto es así, y lo asumimos, que problema hay en usar photoshop para orquestar una imagen? Se decora y se lleva donde se necesita? Es mayor la manipulación? No lo creo, es el mismo caso. Curry dice que "cuenta una historia", y me parece acertado, no se trata de mostrar una imagen como "si esta fuera representación de la realidad", porque nunca lo será, con o sin manipulaciones, donde y como se dispara la foto ya implica una selección, una idea, muchas veces, preparada de antemano. Pierde valor la fotografía? No, lo que nos muestra es un mundo real, no un imaginario de realidad, que siempre es ficticio.


Publicar un comentario