jueves, 12 de septiembre de 2013

El poder de la marca

Hace unos días tuve que pasarme por ese monstruo que se llama Ikea, y me encontré el parque de medianas completamente lleno de gente, me resultó extraño al tratarse de un día normal entre semana. Al preguntarle el porqué había tanta gente, la dependienta me respondió que era lo normal, que entre semana venían mucho de los pueblos. En fin, no pude evitar pensar el poder que realmente tiene IKEA como marca, y la capacidad de atraer a gente que muchos de ellos realmente no necesitan el producto que vende la marca. Porque Ikea vende, sobre todo, interiores, y había mucha gente comprando, una tabla para planchar, unos marcos, en fin, pequeños objetos que probablemente encontrarían a un precio similar mucho más cerca de su casa. ¿Entonces de donde consigue ese poder de atracción? Pues de la marca claro, algo que muchas pequeñas empresas parece no comprender. Y como han construido esta marca?, muy sencillo, con diseño, diseño y diseño. Pero desde luego no en diseño de producto, como mucha gente piensa;

La primera vez que me hablaron de Ikea, me lo "vendieron" como el "summun" del diseño. Pero claro, la realidad es bien distinta, los diseños de Ikea ni siquiera son innovadores, en general, se trata de un diseño sencillo, correcto, de calidad media. Tiene la particularidad de que es un self-service, tu mismo te lo coges y te lo montas, lo cual permite abaratar mucho en personal. En general los precios son económicos, tienen una gama de productos de precio ultra-bajo y otra gama que a mi parecer es más cara de lo que ofrece. El diseño textil en general es correcto, pero excepto alguno de ellos, apenas sobresale. ¿Bien, y donde está el diseño? Está claro que no en el producto, sino en la forma de venta, en el marketing. Porque si algo hace bien Ikea, es presentar los productos, tiene una amplia zona donde dan ideas (que poca gente sabe luego presentar en su hogar) y todo luce muy bien, con colores armónicos, texturas, etc. También sabe muy bien informar al cliente, una web funcional, los famosos catálogos de Ikea, etc. Por último, la joya de la corona, las instrucciones, estas son sencillas, fáciles de entender y además multilingües. Si las comparamos con otros proveedores semejantes, veremos como estos tienen unas instrucciones nefastas, difíciles de entender y oscuras. Comprendo también que existen otros factores como la fabricación a bajo coste, o el trabajo de ingeniería con el montaje, pero estos son invisibles a los ojos de la mayoría de los compradores. El diseño de Ikea, ha sido enfocado a generar marca, con sus anuncios por ejemplo, y vaya si lo han conseguido, incluso el anticuado pero poderoso "Corte inglés" tiene que trasladar su sección outlet a donde Ikea decida establecerse.

En resumen, la Calidad que menciona la gente que va ha Ikea es invisible a sus ojos, ya que ha sido el trabajado del interiorista y el del diseñador quienes te producen esa sensación, cualquier otro almacén puede hacer lo mismo gastando un poco de dinero en diseño.

Y por cierto, otra empresa de éxito que hace lo mismo la es "mercadona", se asegura de tener precios bajos, y pinta todo con un buen interiorismo, un buen diseño de packaging y a todos nos da la sensación que es de mayor calidad (y menor precio), aunque en general, testear la calidad de ciertos productos me ha parecido muy difícil o imposible.

En fin, con este post sólo quiero reflexionar sobre esos echos cotidianos en los que el diseño, la marca y en general el branding están involucrados. Si la mediana empresa no es capaz de entender el poder del marketing, está destinada a seguir sufriendo, con o sin crisis.


Publicar un comentario